6.7.08

Día 336. (070609)

Reciclaje nominal

Cuando los demás comenzaban a olvidarla o a entrar en un estado de rutina que ablandaba los lazos con ellos y hacía los encuentros previsibles y deslucidos, se cambiaba de nombre. Bajo la luz de ese sonido se convertía mágicamente en otra y así comenzaba de nuevo.

2 comentarios :

Redacción dijo...

El círculo perfecto, no hablo de la artimaña de tu personaje sino del ritmo de esta minificción.
Te aplaudo.

Un abrazo
Carolina. ( o tal vez Ana, mañana quizás Sandra...)

Fernando Montesdeoca dijo...

Gracias Carolina, o, o...
Disfruto de la escritura, y del halago, de tus comentarios (hablando de ritmo).

Abrazo correspondido.